sábado, 16 de marzo de 2013

UN DISCO DE SILVIO EN FLASH BACK


A una maestra del norte chileno. A sus ocho educandos.

Estoy escuchando a Silvio. Un disco que salió a la luz, el mismo año que yo nací, y en la Escuela Vocacional Lenin nos lo pasábamos con el valor agregado de otras canciones del trovador, porque había que aprovechar toda la cinta magnetofónica posible. Como de igual manera habíamos de hacer para que los profesores nos dejaran conectar las grabadoras traídas de la casa.
Estoy escuchando “al tibio amparo de la 214…”- siempre me he preguntado cuál pudo ser, o es, dicha ruta de ómnibus-. Y escribo sobre lo que estoy escuchando, porque es mejor colocar en el blog que ando oyendo un disco de 1982, antes de afirmar y extenderme que esta Feria Internacional del Libro de La Habana, quedó marcada por el consumismo, y cuando los camaradas de las Brigadas Culturales Españolas, hubieron de percatarse de tal situación, no tuve la oportuna salida de explicarles que la sociedad consumista nunca partió por completo de Cuba, en cambio, la sociedad comunista , no arribó como mesiánicamente L.I. Brezhnev lo proclamaba- al menos- , dentro de los muros del Kremlin de Moscú. También les pude remitir a mi preferido artículo de la Constitución de la República de Cuba, que es el número cinco, aunque eso sería mucho pedir.
Insisto en escuchar a Silvio. Madrugadita de cuaresma, la Isla vibra este veinte y cuatro de febrero, al otro día, en la mañana, nunca había visto tantas personas leyendo con atención la prensa, ya fuese Trabajadores o Granma –era lunes- y la nueva composición del Consejo de Estado, sus Vicepresidentes, el Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular y el discurso del Presidente del Consejo de Estado y de Ministros, que, como ustedes saben, no reproduciré aquí, pues estoy escuchando un viejo disco de Silvio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada