viernes, 8 de febrero de 2013

Camilo y el Ayatollah Jomeini


En la Plaza de la Revolución de la Habana, hay una imagen de Camilo. La erigieron en el Ministerio de Comunicaciones  y mira a Nuestro Martí. Cerca, en el edifico del Ministerio del Interior, Che Guevara. El argentino no hace esfuerzo alguno por identificarse: es la foto de Korda y todos le conocen. Ha estado allí, de una forma u otra desde el 18 de octubre de 1967. Celia le advirtió al comandante Ramiro: no se te ocurra sacarla.
En 1997 tomó un soporte que es el que se distribuye en postales.
Ayer, hablé con un amigo mexicano; amigo mío y de la Revolución Cubana.  Hacía dos años que no visitaba la isla. Le mostré la imagen de Camilo. No lo conoció. Se colocó los espejuelos. Ustedes están locos, pero no para colocar en la Plaza de la Revolución  al Ayatollah Jomeini. Le miré extrañado.  Oiga , ese es Camilo Cienfuegos. Bueno usted dirá que es Camilo, pero así de serio, deja de serlo y se convierte en un integrista iraní.
Es cierto. Cumplimos con Camilo, merecido espacio. Pero le arrugamos el rostro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada