lunes, 24 de diciembre de 2012

LAS FIESTAS DE LAS MEMORIAS

Va concluyendo el año. Irremediablemente miramos atrás...será siempre mirar atrás...no lo creo. Es Cuba  Patria de poemas, de cantos, de hombres y mujeres libres, de abrazos que se quedan aun y estén los cuerpos abrazados abrazándose en kilómetros y distancias. Va cerrando el año. Tendrá que ser mejor y más bueno, en tanto nosotros practiquemos el nudismo revolucionario de Tina, el saber apreciar la belleza de una Revolución que no se cansa de ser mujer, la ética de Martí y ser Maestro como Frank. Somos nación amplia, y en nuestra amplitud caben las luces que vienen desde Yara y la América en pleno. Somos cubanos y cubanas. Hemos vivido el eufemismo del período especial, he escuchado de una Madre que en los noventa del siglo pasado decía a su hija : "este es el dinero para poder comprar maní y aquel para las barras de chocolate". Conozco otra Madre que no tenía uñas por raspar la masa del coco, para venderlo y sus hijos no fueran hambreados a la escuela, Madre que a la vez fue y es enfermera. Conozco una Madre, tan grande como la Patria, que no dejó una noche de estar al lado de su padre, y su padre con la pierna amputada, bronconeumonía y riñones con infección aguda.  Y el padre hoy vive, es mi abuelo, es a quien siempre le he dicho: Papá, es de quien guardo su boina de miliciano en Girón.
Quizá hoy, quienes leen o escriben en los blo, quizá cuando visiten este blog, lo encontrarán descompausado, por el maniqueísmo de que en los fines de año solo contamos historias felices. Yo recuerdo a R.F.Retamar, yo recuerdo los versos que le dedicó a Antonia Eiriz.

Me despido hoy, felices los normales, y también, menos mal que existen , aquellos que no tienen nada que perder...    

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada