miércoles, 19 de diciembre de 2012

MANIFIESTO DESPROTEGIDO


NOSOTROS, Hombres y Mujeres de la Era del Papel, que seguimos reivindicando el Papel, la Tinta y el olor a imprenta; al juego de libros nuevos y otros viejos; a ser agradecidos para con Gutenberg
NOSOTROS, Hombres y Mujeres que todavía leemos la prensa plana, aunque sufra tanto esta como aquella, en no pocas ocasiones, de ser llana, y hojeamos los periódicos, y hacemos recortes de noticias, y sabemos  lo que es un papel ir tornándose amarillo, sin que venga de la prensa amarillista.
NOSOTROS, Hombres y Mujeres quienes seguimos acreditando en las cartas escritas a puño y letra, y sobre postal y comprar sellos, y aguardar contestación, y tener cajas de postales, de letras garabateadas sin el carácter prefijado, con fechas distantes  a la recibida, pero no de la vida.
NOSOTROS, Hombres y Mujeres, los cuales tenemos como punto de encuentro y disfrute las bibliotecas. Su silencio: que no sepulcral, pues allí nos hemos besado con los tomos protegiéndonos del beso iscariote. Sus estantes, que no de vidriera consumista y sí de caricia orgásmica y cósmica.
NOSOTROS, Hombre y Mujeres, anhelantes del retorno  de ser Niños y Niñas, de volver a los diecisiete, cuando nadie pensaba en las hipocresías de las redes sociales del ciberespacio, y sí en el dolor de ser ignorado por el remitente.
NOSOTROS, Hombres y Mujeres, de una manera u otra, quienes hemos quedado atados por defecto, a la revolución de la informática, seguimos siendo los visitadores de las bibliotecas, adictos a las librerías, anclados  en  lanzamientos de revistas y temas afines. Porque nos regodeemos en la internet, nunca olvidaremos, y seremos pertinentes recordadores, de cómo los sumerios  nos dieron el primer alfabeto, y que pueden existir naciones sin Estado, pero el ser nación, las implícita tener cultura, y es allí, en su lengua, en su literatura, que hacen la resistencia a los mundos corporativistas.
NOSOTROS, Hombres y Mujeres, de la Era del Papel, sabemos que lo digital no existe, y aunque hayamos sido condenados por guardar literatura provocativa, les recordamos que Echelon no puede ver los garabatos de un niño, en su cuaderno escolar.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada